01 - Biografías, 14 - Artículos sobre AMR — 21 febrero, 2013 at 10:00

LOS MACHADO y LUIS MONTOTO. Por Daniel Pineda Novo

by

Luis Montoto

Los Machado y Luis Montoto.

Daniel Pineda Novo

(Publicado por primera vez en “El Correo de Andalucía”, Sevilla, 13-1-1989).

(También se publicó en el Boletín del Congreso Internacional Conmemorativo del 50º de la muerte de Antonio Machado, en Sevilla, 16 de febrero de 1989, nº 8)

Los Montoto, como aquellas ilustres y antiguas familias sevillanas de los Lasso de la Vega o los Sánchez Arjona…., fueron una auténtica familia de intelectuales. Y encontraron cierto paralelismo entre los Machado y los Montoto, aparte de la íntima, entrañable amistad entre los padres, que venía de los abuelos, los patriarcas: la relación de Don José María Montoto y López Vigil, defensor de Pedro I, y que fue gran aficionado al Folklore, sobre el que escribió un estudio histórico, titulado “Un adagio”, publicado con el seudónimo de Mosén Oja Timorato, en la revista “El Folk-Lore Andaluz”, que en 1882 fundó Demófilo, en Sevilla, y don Antonio Machado y Núñez, catedrático y rector de nuestra Universidad, naturalista eminente y político de vocación, que publicó en la misma revista su artículo “El folk.Lore del perro”.

Pero la amistad se hace intensa, fraterna, entre Luis Montoto y Antonio Machado y Álvarez, forjada en las aulas de la Universidad sevillana… Desde entonces, solo los separará la muerte. Años de intensa actividad literaria, de recoger material para ña fundación de “El Folk-Lore Andaluz y Español”, y tiempos de desengaños para Machado en Madrid, animado por el amigo desde Sevilla…… Se admiraban mutuamente, a pesar de las diferencias religiosas e ideológicas; por encima de todo estaba la amistad, la cultura y el Folk-Lore …  En esta tríada valoraban, tanto Machado como Montoto, su inquebrantable vinculación…

Vinculación casi familiar, pues Machado y otro entrañable amigo, Alejandro Guichot, habían sido testigos en el Registro Civil de Sevilla, del nacimiento del tercer hijo del poeta, Luis, nacido el día 1 de febrero de 1883, el mismo año en que los Machado marchan a Madrid,,, Por ello, Demófilo llamaba a Montoto compadre.

Luis María Montoto, el tercer hijo del poeta, era casi de la misma edad que Joaquín Machado, el cuarto hijo del folklorista, y al que dedicará su interesante estudio filológico “Titín”, animando a Montoto a que hiciera lo mismo con su hijo…

Manuel y Antonio Machado, al fallecer su progenitor, continuaron con don Luis la amistad que aquél les había dejado por herencia; y les enviaron sus libros con expresivas y sinceras dedicatorias. Antonio sus “Poesías Completas” (Madrid, Espasa-Calpe, S.A., 1928), con este sentido autógrafo, en donde recuerda la amistad paterna; “Al ilustre poeta don Luis Montoto con admiración que sería adquirida si no fuese heredada / Antonio Machado (rubricado). Madrid 2 de mayo 1928″.  Y Manuel, que frecuentó más asiduamente la casa del poeta, en sus años universitarios, le llevó su libro “Apolo” (Teatro Pictórico). (Madrid, V. Prieto y Compañía. Editores, 1911), en cuya anteportada, estampó: “Al señor don Luis Montoto y Rauntenstrauch como recuerdo de admiración y de afecto. Un admirador /rubricado)”.  También le elogió, destacándole, junto a Ferrán, Trueba y Enrique Paradas, en la introducción de su libro “Cante Hondo” (Madrid, 1912). Además, Manuel Machado escribió con el primogénito del poeta, el comediógrafo José Luis Montoto la comedia en un acto “Amor al vuelo” (Madrid, Sociedad de Autores Españoles, 1904, 31 págs.), que fue estrenada, con éxito, en el desaparecido teatro del Duque de Sevilla, el 2 de enero del mismo año, y que va dedicada “A Jacinto Benavente, Gloria del Teatro Español, Los Autores”.

También extendió Manuel Machado su amistad al sexto hijo de don Luis, Santiago, al que envió su discurso de ingreso en la Real Academia Española, en forma de libro y tirada especial:

“Unos versos. un alma y una época” (Madrid, 1940), aunque desde 1924 ya se habían intensificado sus relaciones, unidas por un personaje genial: Lope de Vega; y fruto de las investigaciones de Montoto, Manuel le publica en la “Revista de la Biblioteca, Archivo y Museo del Ayuntamiento de Madrid”. que él dirigía, sus artículos sobre el ” Fénix de los Ingenios”; también coincidirán sus colaboraciones – en prosa y verso -, en las páginas literarias de los mismos diarios de Madrid y Sevilla. Y como anécdota, cabe decir que don Santiago se sabía de memoria multitud de versos de Manuel Machado, teniendo predilección por el poema titulado “Antífona” y por los cantares…

El dolor también fue vínculo entre las familias: Machado y Álvarez perdió a su única hija, Cipriana, nacida en Madrid en 1885, y que murió en 1900, y don Luis, en plena juventud, también perdió a su única hija, María de los Ángeles, nacida en Sevilla en 1886… De tal belleza gozaba María, que dicen se enamoró de ella el propio Juan Ramón Jiménez…. Los poetas le dedicaron versos y prosas en postales y abanicos, muy de la época… Manuel Machado, fiel a la amistad, también le envió sub tarjeta con estaa poesía que hemos rescatado, ya que multitud de veces me la recitaba de memoria mi recordado maestro don Santiago Montoto:

Con su tibio perfil de estatua helena

sentimental, nostálgica y serena,

como hasta entonces no soñé ninguna,

me pareció tan pálida y tan blanca,

fija en el cielo su mirada franca,

un lirio enamorado de la luna.

Leave a Reply